En nuestros tiempos, la presencia en línea ya no es una opción, es una necesidad obligatoria de todas las empresas o personas públicas. Desafortunadamente, para aquellos que tienen horarios agitados o que no están muy familiarizados con las redes sociales y los sitios web, administrar nuestra principal fuente de ingresos y mantenerse al día con la presencia en línea puede ser muy abrumador. En un esfuerzo por mantenerse al día con la tecnología, la estrategia y el protocolo de la presencia en línea, los empresarios a veces tienen que subcontratar compañías externas o incluso tienen que contratar empleados para encargarse específicamente la presencia en línea de la empresa y esta es la parte cuando los problemas pueden comenzar. A veces, los proveedores externos pueden ser muy costosos o no necesariamente reflejan la personalidad del negocio; en otras ocasiones, las cosas simplemente no funcionan y las relaciones comerciales terminan. En este punto, los dueños de negocios se apresuran a contratar a alguien más para que se ocupe de su presencia en línea y luego se dan cuenta de que el proveedor anterior se quedó con todas las contraseñas, los dominios de su negocio o las paginas oficiales de la empresa y es así como la marca se queda secuestrada o la compañía se queda muda. Todo el tiempo y el dinero invertido ahora están en manos del empleado o proveedor anterior y obtener acceso a Google, Yelp, Facebook, Twitter, Instagram, los sitios web y todas las otras cuentas puede ser muy difícil, a veces incluso imposible y crear una segunda, tercera o cuarta cuenta para el negocio diluye el tráfico del espectador y no beneficia para nada al negocio. Dicho esto, mi consejo para cada persona pública o empresario es OBTENER SUS CONTRASEÑAS DE CADA PLATAFORMA cuando las cosas vayan bien con sus proveedores y asegurarse de ser dueños de los dominios y que las cuentas de recuperación estén ligadas a los correos electrónicos de la empresa.

Por favor, tome el control de su presencia en línea cuando la relación esté en buenos términos con los empleados y proveedores externos, porque después de todo, es su negocio y usted está pagando por su servicio; de lo contrario, pueden surgir muchos dolores de cabeza y su negocio puede pasar por una situación bastante desagradable.

¿Le ha pasado algo similar? ¿Desea obtener más información? Nos encantaría poderle apoyar, puede dejar su comentario aquí mismo o enviar un email a larissa@bcoconsultinggroup.com o llamar por teléfono al (512) 636-6381.