“Subir a la cima es fácil, lo difícil es mantenerse”

“Subir a la cima es fácil, lo difícil es mantenerse”

¿Muchas veces hemos escuchado la frase “Subir a la cima es fácil, lo difícil es mantenerse”. ¿Pero cómo se traduce esta teoría en la vida de un emprendedor exactamente? ¿Por qué después de trabajar tanto para alcanzar el éxito, se nos puede hacer tan difícil mantenerlos ahí? ¿O por qué requiere tantísima energía de nuestra parte? Basándonos en experiencias que hemos observado a nuestro alrededor a lo largo de nuestra carrera profesional, estas son algunas de las razones:

  • La mentalidad de cangrejo es un comportamiento común en las personas. También conocida como “mentalidad de cangrejo en la cubeta”, es la forma de pensar que se describe como “si yo no lo puedo tener, tu tampoco”. Mientras un cangrejo pudiera escapar de una cubeta sin mayor problema, cada intento es debilitado por los demás cangrejos que lo jalan al fondo nuevamente, asegurando que todo el grupo fracase y ninguno pueda escapar. Esta analogía presenta qué, los humanos, como los cangrejos, tratamos de reducir la confianza de cualquier persona que esta sobresaliendo o que haya alcanzado el éxito. ¿Cuántas veces has escuchado decir… a X persona le está yendo muy bien profesionalmente, PERO está descuidando mucho su vida personal… o, X persona está en muy buena forma física, PERO está medio obsesionado porque se levanta muy temprano y corre muchas millas? ¿Qué tal si dejamos de criticar a los que se enfocan más y comenzamos a aplaudirlos en su camino?
  • También existe el Tall Poppy Syndrome, (síndrome de la amapola alta). Cuando alguien sobresale del grupo, sentimos la necesidad de arrancarlo porque es bello y está más arriba que el resto, no hay motivo en general, no hay emociones negativas, solo es diferente y hay que arrancarla.
  • No tienes un jefe, tienes varios jefes. Cuando uno emprende, cree que se va a liberar de su jefe, pero solo un emprendedor ÉX-I-TO-SO, sabe que cuando su negocio está en auge, no tiene un solo jefe, tiene 30 o más jefes, y todos son de alta prioridad.
  • Existen 24 horas en un día. Un emprendedor sabe que su éxito es directamente proporcional a la energía que le invierte. Entre más horas trabaja, más dinero genera, entre más tiempo pasa en eventos que involucran relaciones públicas, más prospectos consigue. Sin embargo, poco a poco el negocio va exigiendo más, convirtiéndose el “tiempo” en el jefe de la empresa. De esta manera, la agenda, va influenciando el comportamiento y el estado de ánimo del emprendedor. Si este no aprende a utilizar sus herramientas a tiempo, a deslindarse de las responsabilidades secundarias y a delegar, el tiempo acabara por consumir la pasión del emprendedor.
  • Agotamiento o “burnout”. La crítica constante, los juicios y los celos hacen que cualquier emprendedor se desmotive, que sienta que hay algo “mal” en su desempeño como líder y que tome esta retroalimentación negativa como un ataque personal. Además de la naturaleza agotadora de tener más responsabilidades, el subir a la cima significa dejar una zona de confort donde el esfuerzo y el mejoramiento son reconocidos o remunerados, para entrar a una zona de estrés constante donde existe poco campo de crecimiento. Cuando un emprendedor inicia un proyecto pasa largas horas aprendiendo, desarrollando nuevas habilidades, y creciendo su red de contactos, haciendo que todos los días sean inspiradores y emocionantes. Sin embargo, cuando un emprendedor alcanza el “éxito”, este adopta una nueva identidad como líder con mayores responsabilidades que le obligan a pasar la mayor parte de su tiempo manejando su energía en relación con los demás y dejándole limitados recursos para desarrollar nuevos talentos y perseguir nuevos objetivos.
  • La cima es un lugar solitario. A diferencia de cuando uno inicia a escalar la montaña, cuando se llega a la cima no hay muchas personas alrededor que hayan caminado los mismos pasos en las mismas circunstancias. Cuando una persona inicia una carrera profesional, cuenta con el ejemplo y la orientación de muchas otras personas alrededor que han recorrido el mismo camino que le espera por delante. Es sencillo toparse con personas dispuestas a guiarte y escuchar cuando uno se agobia. A esta altura, es más sencillo tomarse el tiempo de a descansar o hasta reconsiderar el rumbo. Sin embargo, cuando uno va ascendiendo a la cima, existen menos posibilidades, menos tiempo para tomar decisiones, y menos personas a quien acercarse para pedir ayuda.

Un factor común en estas situaciones que se interponen entre el emprendedor y el éxito es que el caos los arroja a un modo de supervivencia y a una mentalidad de crisis. Cuando a este se le va el tiempo apagando fuegos aquí y allá, disminuye su capacidad de concentrarse, así como la posibilidad de encontrar los momentos de pausa para reflexionar, crecer y renovar la energía que se necesita para seguir el largo camino. Si el emprendedor invierte tiempo y energía en todas las áreas de su persona, obtendrá como resultado un crecimiento multidimensional y una energía de sinceridad y entrega impactando positivamente ambos, su crecimiento personal, y el crecimiento de la organización o proyecto que representen.

¿Te identificas con alguna parte de este blog? ¿Quieres compartir tu historia con nosotros? Manda un mensaje a alma@bcoconsultinggroup.com, o marca al (512)636-6381, queremos saber tu historia de éxito.  

Referencias:

https://en.wikipedia.org/wiki/Crab_mentality

Merete Wedell-Wedellsborg. Help Your Team Do More Without Burning Out. Harvard Business Review, October 18, 2018. https://hbr.org/2018/10/help-your-team-do-more-without-burning-out

Tony Schwartz and Catherine McCarthy. Manage Your Energy, Not Your Time. Harvard Business Review, October 2007. https://hbr.org/2007/10/manage-your-energy-not-your-time

El miedo al fracaso en el mundo del emprendedor y su impacto negativo o positivo

El miedo al fracaso en el mundo del emprendedor y su impacto negativo o positivo

El miedo es un estado constante en el mundo de los emprendedores. Nos aterra la idea de perder dinero, perder el tiempo, perder clientes, perder relevancia o perder la libertad de hacer lo que deseamos.

El miedo es un estado natural que ha ayudado a la supervivencia de la humanidad por miles de años. Sirve para hacernos actuar con cautela y reconocer los peligros que amenazan nuestro bienestar y el de las personas que queremos, quizás signifique inestabilidad económica, estrés emocional o estigma social; lo importante es crear conciencia y validar la experiencia, esto nos obliga a estar presentes y nos dirige al camino de la acción. Por otro lado, cuando operamos de manera inconsciente o en piloto automático y sin pausar para reflexionar o digerir las experiencias, el miedo logra apoderarse, detiene nuestro desarrollo, o de plano, nos paraliza.

El miedo al fracaso puede ser algo que nos impide crecer o algo que nos motiva a actuar. Por ejemplo, si somos conscientes que el origen del miedo que sentimos ante cambios en nuestro negocio está en que tenemos fondos limitados o no tenemos ingresos seguros al final del mes, podríamos usar este miedo para motivarnos a trabajar el doble o expandir nuestros conocimientos financieros para hacer rendir al máximo nuestros recursos. Es importante que hagamos el trabajo interno que nos lleve a reconocer la raíz de nuestros miedos ya que algunos miedos nacen de nuestro instinto por sobrevivir, pero otros nacen en nuestra conciencia proyectando nuestras inseguridades.

Los miedos amenazan nuestra supervivencia de operar en la superficie, con trabajo alcanzamos un nivel óptimo de comodidad, pero sin alcanzar la satisfacción que sabemos que podemos alcanzar. Este miedo nos hace desanimarnos fácilmente, caer en la inconsistencia, emocionarnos con miles de ideas que nos distraen de nuestros objetivos y, por temor a equivocarnos, el hecho de tomar decisiones es simplemente agobiante.

Por el otro lado, los miedos que nacen en nuestra conciencia se materializan en esas voces internas que nos repiten constantemente que NO somos suficientes. Nos paralizan ante la oportunidad de emprender algún proyecto porque nos hacen dudar de nuestra capacidad intelectual o emocional para triunfar. Estos miedos nos hacen perder horas investigando, imaginando, o planeando, sólo para concluir que aún no estamos “listos” o no es el tiempo adecuando para “aventarnos”. Tomar decisiones se convierte en un proceso de análisis complicado, consume mucha de nuestra energía, y nos lanza a muchas direcciones arriesgando nuestra estabilidad y enfoque. Por ejemplo, en un negocio que necesita incrementar sus ventas, un emprendedor pasa horas discutiendo la importancia de contactar a futuros clientes, ¿hay un análisis profundo sobre cuál es la mejor manera de contactarlos, será por teléfono o por correo electrónico? pero el tiempo se pasa sin tomar acción y al final del día no hay contacto con ningún cliente.

Como emprendedores, ¿qué podemos hacer cuando sentimos miedo?

Desarrollar inteligencia emocional. Tener conciencia y control de nuestros pensamientos para impactar nuestro comportamiento es vital para todo emprendedor. Cuántas veces no hemos iniciado la semana sintiéndonos muy mal emocionalmente y no podemos evitar ver todo de manera negativa y como un problema. Diferente a otras ocasiones cuando nuestro nivel de ánimo es altísimo y sin mucho esfuerzo todo nos sale bien.

Atención plena. Tener conciencia de las emociones es una habilidad que se aprende y se practica. Consiste en reconocer las señales que nuestras emociones envían a la conciencia y que se manifiestan en sensaciones de valor o miedo. Anticipar el impacto de los pensamientos y limitar los efectos negativos en las decisiones y acciones.

Nunca dejar de aprender. Cuando el miedo empuja a trabajar con más fuerza, profundizar el conocimiento sobre algún área de negocio, contabilidad, ventas, o servicio al cliente, puede ser el mejor camino para combatirlo.

Buscar ayuda. Encuentra a algún mentor y acude a eventos de networking. El apoyo de personas con experiencia y grupos brindan apoyo en el proceso de aprender, resolver problemas y despertar conciencia es importantísimo porque levantan el ánimo en momentos en los cuales los pensamientos negativos y de duda son abrumadores. Haciendo esto, se aprende que los sentimientos de inseguridad y preocupación son normales y que todo el mundo los tiene, también cuáles preocupaciones vale la pena explorar y cuáles es mejor ignorar.

El miedo al fracaso es constante en el mundo del emprendedor y puede tener un impacto negativo o positivo en el día a día. Puede crear desánimo y afectar la capacidad de decisión y el comportamiento de cualquier emprendedor. Es importante recordar que la motivación que nace del miedo puede también provocar estrés y ansiedad. Aunque sentir miedo es natural, para un emprendedor la habilidad de anticiparlo y manejarlo es vital. Es importante recordar que ser valiente no significa carecer de miedo, significa: sentir miedo, y HACERLO de todas maneras.

¿ Tienes un negocio y te gustaría emprender un proyecto con el cual te sientes inseguro? Envia un mensaje a: alma@BCOConsultingGroup.com y pongamos una llamada para analízar tus opciones.

Meta específicas para tu negocio en este 2019

Meta específicas para tu negocio en este 2019

La época de festejos terminó, y como cada enero, reflexionamos sobre la manera en que queremos plantearnos el año que comienza. Estos son algunos pasos que te pueden ayudar a establecer metas específicas y lograr tus propósitos este 2019:

  1. Pon tus metas en papel. Identifica tu objetivo final y haz una pequeña lista de acciones necesarias para alcanzarlo.
  2. Entre más específico mejor. Si tu objetivo es “tener más ingresos”, no escribas “tener más ingresos” mejor escribe “incrementar mis ventas, $3,000 por mes”
  3. Concéntrate en tus prioridades. Si quieres cumplir tu meta de incrementar tus ventas por $3,000 al mes, marca en tu calendario tiempo exclusivo para trabajar en incrementar tus ventas. Evita iniciar tu semana sin un plan claro de tu horario, de esta manera maximizaras las escasas horas del día y será más fácil no distraerse con las cosas que nos alejan de nuestros objetivos.
  4. Ten confianza. La duda y el miedo son sentimientos naturales que salen a la superficie cuando nos enfrentamos a cosas nuevas o cuando estamos fuera de nuestro elemento. No olvides que superar esos sentimientos negativos son el primer paso para crecer.
  5. ¡Se flexible! No te apegues demasiado a la idea de cómo “deberían ser las cosas”, no te exijas demasiado ni busques la perfección. No te compares con nadie y recuerda que lo importante es encontrar el punto de balance que se sienta bien para TI.
  6. Crea tu sistema de apoyo. Platica con las personas que convives diariamente, coméntalo con tu familia, tus amistades y rodéate de personas que te brinden la ayuda necesaria. Si tu meta es “tener más ingresos”, comentarlo con personas que puedan apoyarte para lograr tus objetivos, y recuerda, si necesitas, apoyo en forma de consultoría de negocios, por favor, no olvides que BCO Consulting Group te puede ayudar con el plan de negocios que necesitas para enfocarte en el 2019.

Si te gustaría profundizar en el tema o te gustaría que analizáramos tu situación actual, te puedes comunicar con BCO Consulting Group vía email a larissa@BCOConsultingGroup.com o por teléfono al (512)636-6381.

Submit a Comment